aire

10 consejos sobre el uso del aire acondicionado

Estar fresco en verano o a una temperatura agradable en invierno puede ser una tarea complicada según la zona en la que vivamos, y muchas veces nos será necesario ayudarnos con algún aparato de aire acondicionado que puede hacer que nuestra factura de la luz suba más rápido que el termómetro.

Por eso os dejamos aquí unos consejos para evitar un consumo excesivo en esa lucha diaria por estar a gusto en nuestro hogar:

1. Seleccionar una temperatura correcta:

Más frío no significa enfriar más rápido pero sí aumentar la factura de la luz. De hecho cada grado de menos puede consumir un 8% más de energía. Regular el termostato entre 21ºC y 25ºC bastará para disfrutar de una estancia agradable sin disparar nuestro consumo eléctrico. Además, cualquier diferencia superior a 12ºC entre estancias acondicionadas y el exterior genera un choque térmico nada saludable para el cuerpo.

2. ¿Dónde colocarlo?:

La mejor situación para la unidad interior es en la que se reparta el flujo de aire de una manera más uniforme. Para estancias de grandes dimensiones, es recomendable instalar varios splits interiores para distribuir mejor el aire y así mejorar el confort en cualquier parte de la habitación sin necesidad de un mayor gaste energético. Debemos de dotar a nuestras unidades exteriores de una buena ventilación para que no se vean obligadas a funcionar a una mayor potencia de la necesaria. Mantenerlas en un lugar a la sombra en verano también ayuda a reducir el consumo energético.

3. Aprovechar el aire residual:

La climatización de una sala no se pierde inmediatamente al apagar el equipo, sino que por efecto de la inercia se mantiene durante cierto tiempo después de desconectar el aire. Un buen truco para ahorrar con el aire acondicionado es apagar los dispositivos minutos antes de salir de casa. Además de reducir el consumo eléctrico, se contribuye a minimizar los cambios bruscos de temperatura en el organismo.

4. Cuidar, limpiar y reponer los filtros:

El caudal de aire circula mejor por el sistema de refrigeración si los filtros están limpios. Unos filtros llenos de polvo aumentan el gasto eléctrico porque obligan a los ventiladores a funcionar a más velocidad. Si este verano estás pensando en renovar tus sistemas de refrigeración, opta por opciones en cuyos filtros el cuidado y la protección del aire estén garantizados o por equipos con filtros autolimpiables.

5. Equipos eficientes:

Una etiqueta verde y la letra A nos indicarán que estamos ante un equipo eficiente, lo que nos ayudará a no aumentar nuestra factura eléctrica. En el lado opuesto están los aparatos señalizados en rojo y con la letra G, cuyo gasto energético disparará la factura de la luz hasta tres veces más de lo común.

6. Consultar a un instalador puede ayudarnos a ahorrar:

Una potencia menor o mayor de la necesaria influirá en la óptima eficiencia del aire acondicionado. Los técnicos instaladores conocen cuáles son las necesidades de los hogares dependiendo de su orientación solar y del uso previsto para el aparato. Además hay que tener en cuenta que una sala de estar se climatiza de manera diferente a un dormitorio.

7. Funcionamiento inteligente:

Los últimos equipos del mercado incorporan sensores de presencia ideales para percibir el consumo potencial de aire acondicionado. Gracias al monitoreo de actividad, de movimientos y a la detección de las personas en la sala, los equipos disponen de autonomía de encendido y apagado. Con estas informaciones, el climatizador además de encenderse o apagarse automáticamente, puede adaptar su nivel de potencia usando solo la energía necesaria, lo que disminuirá drásticamente el consumo. Asimismo, también permite un mayor confort, ya que el flujo de aire puede perseguir (o evitar si se quiere) a los usuarios para una climatización más directa y efectiva.

8. Hogares bien acondicionados:

Si se trata de climatizar inteligentemente los hogares, otro aspecto al que prestar atención es a los elementos no eléctricos que ayudan a mantener fresca la casa. Las puertas y ventanas de las estancias han de estar correctamente cerradas. De este modo se garantiza que el aire refrigerado no se escape a otras habitaciones o lo que es aún peor, que salga directamente del hogar. Por otra parte, las persianas y los diferentes sistemas de toldos velan para que el calor exterior no traspase las paredes de casa. Una vivienda en penumbra mantiene una temperatura más agradable.

9. Refrigerar varias estancias:

La mejor opción para refrigerar varias habitaciones es el uso de equipos multi-split, esto es, que una misma unidad exterior ponga en funcionamiento dos aparatos de aire acondicionado dentro de la casa. El consumo energético de estas instalaciones es inferior en comparación a los equipos exteriores que solo activan una unidad interior. El ahorro con multi-splits oscila entre el 35% y el 40% de la factura eléctrica.

10. Al salir de casa, desconectar:

Aunque parezca una obviedad, son muchas las personas que se olvidan de desconectar el aire acondicionado al salir de casa o de una habitación climatizada. Los sistemas de control remoto o el auto on/off de algunos dispositivos son una sencilla manera de prevenir los olvidos y las sorpresas en la factura.

Posts relacionados