Livermore bombilla centenaria.

Fin a la fabricación y venta de lámparas halógenas

Europa pone fin a la fabricación y venta de lámparas halógenas a partir de este mes. Esto viene propiciado por la estrategia europea de reducción de las emisiones de CO2.

Este tipo de bombillas nos ha acompañado desde hace unos 133 años. Y, aunque en realidad la puesta fuera del mercado de estos productos estaba prevista para 2016, los fabricantes manifestaron que no estaban en condiciones de ofrecer al mercado un producto con la calidad suficiente y un precio razonable para sustituir de forma natural este tipo de lámpara.

Esta medida va en la línea del Plan de Eficiencia Energética que aprobó la Unión Europea en 2011.

Cabe recordar que en 2009 la UE puso en marcha un calendario de prohibiciones de productos energéticos considerados ineficientes con el fin de conseguir menos efectos dañinos para el medioambiente. Progresivamente, fueron así retiradas del mercado distintas fuentes de iluminación por incumplir unos requisitos mínimos de rendimiento cada vez más exigentes.

En el caso de las lámparas, este parámetro se refiere a la cantidad de luz producida (calculada en lúmenes) por cantidad de energía consumida (calculada en vatios).

Ahorro energético y beneficios para el medioambiente

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que “la mejora en las bombillas LED es continua, acompañada de una reducción de precios y una mayor oferta en el mercado”. Según la OCU:

“Las halógenas sólo pueden proporcionar entre 12 y 14 lúmenes por vatio de electricidad. En el último análisis que realizamos, el mejor LED de nuestra prueba demostró una eficiencia de 105 lúmenes / vatios.

Esto es 10 veces más eficiente que la antigua bombilla incandescente.

En promedio, un consumidor puede confiar en que un LED proporcionará alrededor de 80 lúmenes / vatios. Es un tercio más de luz que una bombilla fluorescente compacta normal regular.

Se producirá un “ahorro de materiales” y una “disminución de residuos”, porque la vida útil de las LED es más larga.

También es importante saber que, al menos de momento, esta prohibición no afectará a las bombillas halógenas de los faros de los coches, por ejemplo, por considerarse que no tienen una tecnología que les permita ser sustituidas.

A partir de ahora tendremos que pensar en tecnología LED o lámparas fluorescentes como alternativas.

 

Posts relacionados