Platos en lavavajillas

Cuidado del lavavajillas

Hoy os traemos unos consejos muy sencillos sobre el cuidado del lavavajillas que nos ayudarán a evitar manchas indeseadas y conseguirán el mejor acabado en cada lavado.

Siguiendo estos 3 sencillos pasos podemos alargar la vida de nuestro lavavajillas:

  1. Limpia los filtros. Son un elemento clave dentro de tu lavavajillas ya se encargan de eliminar los restos de comida y suciedad disueltos en el agua de lavado. Para evitar que estos restos obstruyan los filtros debes:
  2. Verificar si se ha acumulado suciedad en los filtros tras cada ciclo de lavado.
  3. Aflojar el filtro cilíndrico (girándolo hacia la derecha) y retirar el grupo de filtros del aparato.
  4. Eliminar los restos de alimentos acumulados en los filtros y enjuagarlos bajo el grifo.
  5. Montar los filtros en el orden inverso en que los has retirado. Tras apretarlos, presta atención en que las marcas en forma de flecha estén una enfrente de la otra.
  6. Añade sal (especial) y ajusta la dureza del agua. Para lograr el mejor resultado, el lavavajillas necesita agua blanda, es decir, agua sin cal para evitar depósitos y manchas de cal sobre la vajilla o el aparato. Por eso, el agua de red tiene que descalcificarse. Esto se consigue mediante una sal especial regeneradora en el descalcificador que incorpora el aparato.
  7. Ponle abrillantador. El lavavajillas necesita abrillantador para obtener unos vasos y una vajilla relucientes. Esto es, sin un resto de cal ni de manchas de agua. También es recomendable que utilices un detergente suave para cuidar de tu vajilla doméstica.

Además de esto, es importante utilizar correctamente nuestro lavavajillas. Para ello debemos prestar atención a detalles como eliminar restos de comida de la vajilla antes de meterla en el aparato. Esto no significa enjuagar los platos antes de meterlos, simplemente retira los restos que puedan atascar el filtro.

Si no quieres que los vasos, tazas y cacerolas se queden con restos y llenos de agua, colócalos siempre boca abajo.

Consejos para cuidar tu vajilla:

  1. Introduce las piezas que tengan más suciedad en el cesto inferior. Allí el chorro de agua es más potente y la suciedad se irá con más rapidez.
  2. Coloca las piezas de grandes dimensiones o con mucha forma de manera inclinada para que el agua pueda escurrirse.
  3. La vajilla debe colocarse de manera que guarde su posición fija y no pueda volcar.
  4. Distribuye la vajilla de manera que no obstruya el libre movimiento de los brazos de aspersión.
  5. Retira primero la vajilla del cesto inferior y luego el del superior, así evitarás que los restos de agua caigan al otro cesto.
Imagen de cabecera

Posts relacionados