Electrodoméstico

Cuidado del horno

Para mantener nuestro horno en las mejores condiciones posibles, tenemos que seguir unas instrucciones básicas sobre su cuidado.

Al estrenarlo, los fabricantes recomiendan ponerlo a funcionar en vacío durante 30 minutos a unos 250ºC, para eliminar restos de grasa que pueda traer. Durante este proceso pueden producirse humos o malos olores, pero es normal.

Una vez finalizado el proceso, pasar un paño húmedo para eliminar los restos.

También debemos de tener en cuenta ciertos cuidados para el esmalte interior:

No poner papel de aluminio ni la bandeja metálica en contacto con el fondo del horno llegando a tocar la pared inferior.

Intentar no utilizar estropajos o bayetas ásperas, ya que pueden levantar el esmalte.

Usar correctamente la bandeja recoge-jugos. Su función no es la de cocinar, si no la de recoger los restos que puedan caer de lo que estemos cocinando.

No debemos dejar enfriar el horno con la puerta abierta después de usarlo, ya que el chorro de calor que sale siempre en la misma dirección puede dañar los muebles cercanos e incluso el frontal y los mandos de nuestro horno.

¿Cómo limpiar nuestro horno?

  • A mano: Para una limpieza a mano de nuestro aparato, basta con pasar una bayeta húmeda con el horno aún templado, mientras la grasa sigue blanda. Si fuera necesario, podemos añadir un poco de lavavajillas a mano.
  • Limpieza catalítica: Para realizar una limpieza más a fondo podemos poner el horno a funcionar en vacío durante una hora a unos 200ºC. Una vez haya enfriado, retiraremos los restos con una bayeta húmeda.
  • Limpieza pirolítica: Si nuestro horno tiene esta función, tendremos que seguir las instrucciones del fabricante. De todas formas es recomendable no dejar que se acumulen las grasas y jugos de tus asados para limpiarlo.

    Antes de iniciar el catalizador no olvides retirar todos los accesorios del horno (bandejas, parrillas, etc.) y recordar que las temperaturas que se alcanzan durante la pirolisis pueden ascender hasta 500ºC.

Cómo saber si tu horno necesita un ciclo de pirolisis:

  • Si al cocinar se producen humos durante el precalentamiento o humos durante la cocción o si se producen olores desagradables en frío.

Para limpiar la puerta del horno, debemos usar una bayeta suave y húmeda, añadiendo un poco de lavavajillas si fuera necesario. El uso de estropajos o trapos ásperos en combinación con productos abrasivos puede rayar la puerta o el cristal.

Si tu horno tiene partes de acero inoxidable, pero no dispone de “antihuellas”, es necesario utilizar productos específicos, probando primero el resultado en una esquina poco visible, para no estropear el aspecto del aparato.

También es recomendable limpiar al momento cualquier mancha de grasa, azúcar o clara de huevo con un trapo húmedo para no dejar marcas.

Para mantener limpios y cuidados los accesorios del horno, simplemente debemos dejarlos un poco a remojo en agua con lavavajillas después de usarlos, y limpiarlos con una bayeta. Luego los dejamos secar y listo.

Cambio de bombillas:

Si la luz interior no funciona, puede deberse a un fallo en el fusible de la bombilla o simplemente que la misma se haya fundido. En este caso procedemos a cambiarla.

Para ello, primero debemos poner un trapo en el fondo del horno, de modo que si se nos cae una bombilla no ocasione ningún problema.

Luego, procedemos a retirar el protector y aprovechamos para limpiarlo y secarlo a fondo.

Al colocar la nueva bombilla podemos servirnos de un trapo fino, que nos ayudará a no entrar en contacto con el vidrio y que la grasa de los dedos no condicione su funcionamiento.

Una cosa a tener en cuenta, es que la bombilla del horno tiene que resistir temperaturas de unos 300ºC, así que siempre hay que utilizar bombillas indicadas para hornos.

Ahorro de energía:

Podemos ahorrar energía apagando el horno 5 minutos antes de terminar la cocción, aprovechando el calor generado.

Descongelar la comida antes de meterla en el horno nos ahorrará tiempo de cocción, y, por lo tanto, rebajará la factura de la luz.

También es aconsejable utilizar la luz interior del horno para controlar la comida, sin necesidad de abrir la puerta perdiendo calor del interior.

Posts relacionados