Vitrocerámica

Cuidado de la vitrocerámica

Ante todo, es necesario leerse las indicaciones del fabricante sobre el cuidado de la vitrocerámica.

Dicho esto, vamos a ver unos sencillos consejos sobre cómo mantener nuestra placa siempre limpia y reluciente. Y no nos olvidemos de que también debemos mantener el marco limpio.

Las placas vitrocerámicas pueden clasificarse en tres grupos según sus elementos calefactores:

  1. Resistencias radiantes.
  2. Halógenas.
  3. Inducción.

Es interesante saber que, una vez apagada la placa, puede mantener el calor de los alimentos entre 5 y 7 minutos. Así que podemos apagarla antes de terminar la cocción para ahorrar energía al cocinar.

Se recomienda utilizar siempre utensilios de cocina fabricados con materiales ferromagnéticos, de fondo plano, grueso y liso. No debemos utilizar nunca ollas o cazuelas de barro.

¿Cómo limpiarla?

Para mantener la placa limpia y brillante encontramos varias soluciones.

Existen productos específicos para su limpieza, que suelen ser líquidos cremosos con tenso activos (materiales que influyen por medio de la tensión superficial en la superficie en 2 fases), agentes minerales, disolventes y agentes siliconados.

Nunca debemos usar productos abrasivos como sprays, quitamanchas o desoxidantes.

A la hora de limpiar la placa debemos utilizar un estropajo azul o si fuera necesario una rasqueta para vitrocerámicas en buen estado.

Debemos limpiar la placa en frío para eliminar los derramamientos que han podido quedarse requemados, y tengamos que usar la rasqueta.

Sólo tendremos que limpiarla en caliente si se ha derramado un líquido o si se ha pegado papel de aluminio o algún plástico.

Existen remedios caseros, que en ningún caso sustituyen a las soluciones profesionales:

Utilizar un hielo para eliminar las manchas más complicadas. Frotándolo por la placa hasta eliminarlas y aclarando con un paño.

También podemos formar una pasta de bicarbonato y vinagre que aplicaremos con una servilleta de papel, y luego limpiaremos con un trapo.

Por último, hay quien frota la placa con un limón antes de secarla, y luego aclarando, para dejarla más brillante.

Posts relacionados